Formación con realidad virtual

Formación con realidad virtual

Ponerse en la piel del cliente y saber cómo se siente en cada ocasión, ya es posible. Con la llegada de la realidad virtual podemos saber cuál es la sensación exacta de nuestro cliente en cada momento, cómo interactúa en cada circunstancia y cuáles son las reacciones según el escenario en el que se encuentre.

Si eres comercial, muchas veces te habrás parado a pensar por qué tu cliente te mira de ese modo, por qué no te ha comprado si crees haberlo hecho bien, por qué pregunta eso, por qué no compra lo que le ofreces, y así un largo etcétera de por qué. Ponerse en la piel del cliente no es fácil, por eso cualquier herramienta que nos permita acercarnos a esa realidad ayudará a que los procesos de venta sean mucho más efectivos.

Introducir estos sistemas digitales en las formaciones ayuda a los alumnos a asimilar y retener mucho mejor los conceptos. Si leyendo recordamos un 10% y un 20% si escuchamos, si a eso le unes una experiencia interactiva donde simulamos la realidad, ese porcentaje se multiplica, siendo el recuerdo de hasta un 95%. Por eso es importante que en cualquier formación y más si es en ventas, los alumnos puedan vivir experiencias lo más reales posibles.

Con la realidad virtual podemos simular una tienda, donde el alumno puede vivir en su propia piel lo que siente el cliente cuando es atendido por un comercial y no sólo eso, sino que además puede interactuar con todos los elementos que tiene a su alrededor. La diferenciación está asegurada, pero además, el aprendizaje de esas sesiones aumenta exponencialmente los casos de éxito, mejorando sin duda la experiencia de cliente.

Por otro lado, si utilizamos la realidad virtual desde el prisma del comercial podremos practicar en todos los escenarios de venta posibles, desde una tienda, una oficina bancaria, un restaurante, un concesionario de coches, un almacén, etc, cualquier escenario de venta posible. Con este sistema, practicar en tiempo real es posible y tener un aprendizaje mucho más enfocado a la venta también, ya que sólo hay una única manera de aprender a vender: VENDIENDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.